EUROPA, GRECIA
Comments 3

Mis esculturas favoritas, Museo Arqueológico de Delfos, Grecia

Disfruto más con las pinturas que con las esculturas, me suelen emocionar más los cuadros, su combinación de colores, trazos o lo que transmiten sus artistas así como los movimientos artísticos que han evolucionado durante siglos.

En cambio, las esculturas transmiten otras sensaciones diferentes, sus moldeados, volúmenes o formas que llenan el espacio para que me gusten personalmente me deben atrapar de inmediato, en la primera impresión. A pesar de mis inclinaciones y preferencias, siempre hay alguna excepción a la regla.

Una de éstas fue poder visitar el Museo Arqueológico de Delfos y su sitio arqueológico, situados ambos en un lugar privilegiado dentro de la Grecia continental, en la ciudad del mismo nombre coronado por el monte Parnaso, donde se dice que “moraba el Dios Apolo”.

Estar de viaje en Grecia es inmediatamente cambiar nuestro “chip”. Nos tenemos que dejarnos atraer y seducir por las historias y leyendas de “la mitología griega”. Delfos según la mitología, era un sitio sagrado para los griegos fue de hecho “el lugar escogido”, “el centro del universo” o el “ombligo del mundo”.

Le da un carácter especial y así lo que cuentan sus esculturas o los restos encontrados en este sitio, son toda una leyenda al más puro estilo griego. Es un sitio arqueológico de gran valor histórico y cultural, declarado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Muchas de las piezas encontradas durante las excavaciones de aquí fueron trasladadas al Museo para su mejor conservación.

Nuestra selección de las obras escultóricas del Museo de Delfos es:

Ónfalo

Cuenta la “leyenda” que Zeus envió dos águilas desde dos puntos remotos y opuestos en la Tierra y el lugar donde se encontraran ambas, señalaba  el centro del universo -ombligo del mundo-. El diseño del ónfalo original estaba rematado “en cada uno de los nudos” por un diamante y en la parte superior tenía dos águilas de oro. Hoy en día se conserva una piedra en forma de huevo (ónfalo), sea cierta o no la leyenda Delfos se convirtió en un lugar habitual de “culto y peregrinación en toda la antigua Grecia”.

Copia del Ónfalo, representa "el ombligo del mundo"

Copia del Ónfalo,
representa “el ombligo del mundo”

Auriga de Delfos

Es una de las esculturas más famosas e interesantes del Museo. Forma parte de un conjunto “original” formado por una cuadriga (o coche) tirada por cuatro caballos y la figura de un auriga, así se llamaba a un esclavo de la época, que era quién lo conducía.

De éste conjunto, solo se conserva el auriga y es de las pocas “esculturas de bronce” que se conservan de esa época. Conmemora la victoria del tirano Polyzalos de Gela en una carrera de cuadrigas dentro de los Juegos Píticos (juegos que se celebraban en este mismo lugar). Sabemos que los antiguos griegos eran muy dados a organizar este tipo de Juegos, en muchos sitios de Grecia puedes encontrar restos de un estadio Olímpico.

Auriga de Delfos

Auriga de Delfos

Esfinge de Naxos

La esfinge es un regalo (también llamado ofrenda) de los habitantes de la Isla de Naxos al santuario de Delfos, y su función principal era “vigilar todo el santuario”. La figura de la esfinge es imponente, es una mezcla de una figura humana y animal con cabeza de mujer, cuerpo de león y alas de un pájaro. Gracias a esta donación, los habitantes de Naxos tenían prioridad para consultar el oráculo (“derecho de promancia”) o “no tener que hacer la cola”.

Esfinge de Naxos

Esfinge de Naxos

Al parecer las dos "Esfinges" se situaban en lo alto de estas columnas

Al parecer las dos “Esfinges” se situaban en lo alto
de estas columnas

Gemelos de Argos

Los gemelos de Argos (Cleobis y Bitón) son dos inmensos y guapos “jóvenes” realizados en mármol y muestra importante del llamado “arte arcaico”. Una característica de este movimiento es la “leve sonrisa” que muestran sus figuras, como queriendo complacer a los dioses o dando una sensación de estar bien.

Representan a los conocidos kouros, que pueden encontrarse en muchos sitios en Grecia, que son figuras masculinas de grandes dimensiones que tiene una características peculiares: son figuras serias, apenas se ríen, tienen rasgos muy marcados en la cara, pelos con trenzas y figuras muy simétricas.

Nuestros guapos gemelos -o kouros-

Nuestros guapos gemelos -o kouros-

“Durante nuestra estancia en Grecia, fuimos grandes afortunados en poder viajar a la Isla de Naxos (isla que pertenece al grupo de las Islas Cícladas) y donde pudimos disfrutar de los otros “kouros” que hay por la isla, y así completar ese “imaginario círculo” que iniciamos en Delfos y cerramos en Naxos.”

Friso del Tesoro de los Sifnios

Realizado en mármol de la isla de Paros y donado por los habitantes de la isla de Sifnos (también del grupo de las Islas Cícladas) representa algunos episodios de la mitología griega, como historias de dioses batallando en la guerra de Troya.

Una parte del conocido friso

Una parte del conocido friso

Podemos destacar que los detalles que forman parte de este conjunto, son a tener en cuenta: rasgos que serían repetidos posteriormente en otras obras. Se nota el conocimiento de la anatomía humana, la sensación de movimiento por medio de túnicas y pliegues, la fuerzas expresiva tanto de las figuras humanas como de los animales en la batalla.

Detalle de la lucha entre un león y un soldado

Detalle de la lucha entre un león y un soldado

Danzarinas de Delfos

Conjunto de tres esculturas que representan unas cariátides, eran unas bailarinas -o especie de sacerdotisas- que animaban el culto en honor al Dios Dionisios. Da la impresión que se mueven, sus túnicas así lo parecen, al ritmo de un baile imaginario.

Las cariátides han sido representadas como mujeres que fueron convertidas en “esclavas” y condenadas a llevar las más “pesadas de las cargas”; por eso, siempre se les ve ( como las cariátides del Erectión en el Acrópolis de Atenas) que forman parte de columnas como soporte, aguantando todo el peso del templo.

Estas son algunas de las piezas más valoradas por nuestros ojos y sentidos, evidentemente hay muchas más. Dentro del museo había una “maqueta” con la recreación de lo que se supone que fue este sitio arqueológico en su momento de máximo esplendor.

Maqueta del sitio

Maqueta del sitio

Sitio Arqueológico de Delfos -o museo al aire libre
Preciosas vistas desde el sitio arqueológico de Delfos

Preciosas vistas desde el sitio arqueológico de Delfos

Para comprobar “in situ” los restos de ese fantástico sitio arqueológico, tiene Ud. que buscarlo fuera ya del Museo. Una vez dentro del recinto, puede recorrerlo a pie y ver una importante muestra de piezas únicas, restos de lo que fueron edificios, monumentos o columnatas. Os hablamos de algunos de éstos.

El tesoro de los atenienses
Ofrenda realizada por la ciudad de Atenas, todos los griegos durante mucho tiempo tuvieron que rendirse “ante Delfos”. Este recinto de estilo dórico conserva el pórtico de la entrada donde hay una sala interior, en la que se depositaban las “ofrendas”.

Recinto del Tesoro de los Atenienses

Recinto del Tesoro de los Atenienses

El templo de Apolo

Aquí fue el lugar donde se encontraba el famoso ónfalo (hoy una copia en el museo), hay una bonita fuente (Casótide) y la estatua dedicada a su Dios, por supuesto el Dios Apolo.

El Tholos -o Santuario de Atenea

Santuario en forma circular en honor a la diosa Atenea y de los mejor conservados de todo el sitio. Está constituido por columnas dóricas (unas veinte en total) exteriormente, y en el interior unas diez columnas corintias. Es el monumento más emblemático y más fotografiado del sitio arqueológico de Delfos.

El estadio

Los griegos eran muy aficionados a los juegos olímpicos así que en toda Grecia podemos encontrar estadios deportivos que nos lo recuerdan. El de Delfos tenía capacidad para unos 1500 espectadores y cuenta con una tribuna para las grandes personalidades.

Oráculo de Delfos

Hablamos de un lugar significativo dentro del recinto: la Fuente Castalia, la fuente donde se purificaba a la “pitonisa”. En toda Grecia se rendía culto a los dioses a cambio de sus favores, éstos nos enviaban a su vez señales de cual sería “nuestro destino”.

“Era común ir a pedir consejo a la pitonisa (Pitia) -elegida por su pueblo- que interpretaba las señales de los dioses y daba respuestas a esas consultas. Los que hacían la consulta al oráculo tenía que acudir “el séptimo día de cada mes”.

Primero eran purificados con el agua de la fuente Castalia, pagaban el dinero por la consulta y ofrecían un sacrifico (normalmente con un animal). Entraban al templo (si eran aceptados) y planteaban “la pregunta” a los sacerdotes, quienes a su vez, se lo transmitían a Pitia. La pitonisa entraba en trance, daba la respuesta (podían ser incoherentes, sin sentido o más claras) que los sacerdotes los trasmitían en verso. Podían ser consultas políticas como por ejemplo el fin y desenlace de batallas, las de tipo personales como temas de salud, dinero o amores “

© TU HOBBIE TU VIAJE
Un Cóctel de Viajes y Hobbies

3 Comments

  1. Pingback: Islas Cícladas, cerrando el círculo entre Delos, Naxos y Mykonos | Tu Hobbie Tu Viaje

  2. Buenísimo e interesantisimo articulo!! me encanta el arte y la mitología, aunque en Grecia solo estuve en Atenas y Corinto. Saludos!!

    • Esa parte es muy bonita, y más al norte con Meteora. Grecia es un pais para descubrir poco a poco. Incluso creerte algo de su mitoligía porque la encuentras por todos lados. Parte de su cultura. Un saludo y gracias por pasarte por aqui…

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s