EUROPA, FRANCIA
Comments 3

Mis cuadros favoritos, Museo Orsay, París

Escribir sobre mis cuadros favoritas del Museo Orsay en París es un inmenso placer, me trae los mejores recuerdos de mi viaje a la capital francesa.

Es un museo al cual fui hará unos 12 años, en el que tuve que esperar una cola de casi 3 horas para entrar, bajo una lluvia pertinaz y un frío que cortaba la respiración, pero mereció totalmente la pena: es un museo “10”, y en mi caso resultó mi primer acercamiento a los grandes impresionistas de todos los tiempos.

El Museo de Orsay es una “antigua estación de trenes” rehabilitada, situado en una de las orillas del río Sena en París muy cerca del centro turístico de la ciudad. Con esta ubicación privilegiada, ofrece la perfecta ocasión al viajero para que hacerle una visita. El museo tiene una completa colección de pinturas con los mejores impresionistas, los post-impresionistas, … así como una amplia colección de esculturas y artes decorativas. 

Como se escriben “las historias de los grandes protagonistas” algo muy parecido les sucedió a estos artistas. Contábamos con los pintores de las vanguardias (principalmente “cubistas”) cuando al principio “la crítica” no les tomó muy en serio, pues algo similar sucedió con los impresionistas.

El movimiento impresionista pintaba la “luz”, ese momento tal y como lo interpretaba el artista, como una especie de impresión de lo que veía. Se hacía uso mayoritariamente de los colores primarios (rojo-azul-verde), apenas se aprecian sombras o colores oscuros y las formas se iban diluyendo con las pinceladas. Si vemos un cuadro más de cerca, es posible que no tengamos una idea completa de la pintura, pero si nos alejamos un poco, los colores se vuelven homogéneos, y las formas más nítidas.

El origen y nombre de este movimiento tomó su nombre por el cuadro de Monet “Impresión, sol naciente”, que presentó en una exposición conjunta con otros pintores, y los críticos tomaron su cuadro como “referencia” de esta manera de pintar, con este nuevo enfoque. Este hecho fue a finales del siglo XIX.

Impression, soleil levant - Monet

Impression, soleil levant – Monet

Entremos pues, al museo Orsay y contemos lo que disfrutamos, vimos, recorrimos o sentimos.

Monet

Uno de nuestros favoritos de este museo, es sin dudas, el maestro Monet. Uno de los cuadros favoritos es uno bien conocido: El parlamento de Londres.

Hay algo “muy claro” en este singular cuadro, la famosa y reconocible silueta del parlamento inglés, los elementos que lo conforman sugieren la existencia de una espesa niebla londinense, muy poca luz solar, hasta incluso le da un cierto aire o ambiente fantasmagórico. Y es un ejemplo brillante de este movimiento.

Londres, le Parlement - Monet

Londres, le Parlement – Monet

Vincent Van Gogh

De la muestra de “arte del bueno” y de lo mejor que hay en este museo. Aquí nació mi admiración y pasión por uno de los más grandes, el pintor holandés Vincent Van Gogh. Quedé definitivamente enamorada de toda su obra, fue mi gran descubrimiento en este museo.

Cualquier cuadro suyo me deja sin palabras, pero si tuviera que elegir alguno me valdría cualquiera de los cuadros que pintó cuando vivió en Francia, en Arlés o en Auvers-sur-Oise, pueblo en los alrededores de París.

L'Eglise d'Auvers-sur-Oise, vue du chevet -Van Gogh

L’Eglise d’Auvers-sur-Oise, vue du chevet -Van Gogh

Los cuadros nocturnos de la obra de Van Gogh lo hacen particularmente genial, son cromáticos, intensos y a pesar que se muestra la noche cerrada, no parece que fuera de noche (utiliza la combinación de colores complementarios azul y amarillo). Incluye los reflejos -en el cielo y en el agua-, bien separados y diferenciados por la luz natural y por la artificial de las farolas. Eso es genialidad.

La nuit étoilée -Van Gogh

La nuit étoilée -Van Gogh

Van Gogh hace un homenaje a la obra de Millet -otro grande- de uno de los famosos dibujos de éste (“Las cuatro horas de la jornada”) con una particular lectura en su Le meridien. El resultado, una auténtica maravilla. ¿A quién no le gustaría echarse esta fantástica siesta como los protagonistas?.

La méridienne -Van Gogh

La méridienne -Van Gogh

 

Edgar Degas

Uno de los pintores más relevantes de este movimiento, sin embargo, cada uno con su propio estilo. Edgar Degas destaco por sus cuadros sobre las bailarinas de ballet clásico. Tenía un buen amigo músico en la Opera que le permitía la entrada y acudía con frecuencia para “observarlas y pintarlas” en su entrenamiento diario, en sus ensayos. En su obra relucen los momentos más naturales, espontáneos, desinhibidos de las bailarinas y él es un mero espectador de lujo.

La classe de danse - Degas

La classe de danse – Degas

Renoir

Uno de los pintores más reconocidos de este movimiento es sin lugar a dudas Renoir. Como sucede con Van Gogh “me lo llevaría en mi maleta” a cualquier parte del mundo. Era un pintor que recreaba escenas de la vida cotidiana, estampas familiares, etc y de toda su extensa obra, destacamos los detalles, expresiones de sus protagonistas, sus trazos … en fin, el arte no se puede ni debe explicar.

cuadros museo orsay Jeunes filles au piano

Jeunes filles au piano – Renoir

Bal du moulin de la Galettee - Renoir

Bal du moulin de la Galettee – Renoir

Millet

Era muy dado a pintar estampas campestres que reflejaran la realidad de las personas que realizaban esas labores. En este cuadro trata de resaltar la agilidad con que se mueven las manos para hacer esa labor -antes que se ponga el sol- y las diferentes posturas para hacer este trabajo. El fondo esta como difuminado, quizás para que el protagonismo sean “sus cosechadoras”.

The Glaneuses - Millet

The Glaneuses – Millet

Gauguin

Un artista diferente a lo que habíamos visto hasta el momento,  y mucho menos en este movimiento dentro de Europa. Hay un rompimiento hacia “lo más exótico”, en dar una estampa inusual y desconocida de otra realidad. Cada persona muestra su vida según vive y Gauguin, quién decide irse a vivir a Tahíti, empieza a pintar lo que ven sus ojos: otra cultura, el exotismo de sus nativos, nuevas costumbres y tradiciones.

Sus protagonistas visten con tonos llamativos, con muchas flores, colorido y luz en sus ambientes. Desde luego no deja indiferente a nadie este nuevo universo singular.

Femmes de Tahiti - Gauguin

Femmes de Tahiti – Gauguin

Manet

Cuando vas recorriendo un museo, de repente “te paras en seco” y te quedas impactado con lo que ven tus ojos. Esa es otra de las funciones del arte: remover, hacerte reaccionar, crear emociones dentro de ti.

En nuestro paseo nos pasó eso delante de un cuadro en especial, una auténtica provocación del maestro Manet (no confundir con Monet), fue con su cuadro Olympia. El hecho de presentar un desnudo femenino sin tapujos, con la mirada fija de la protagonista mirándole sin pudor y el uso de colores casi blancos que hace resaltar a la protagonista es llamativo a la vista y los sentidos. Olympia era una prostituta, en su época ese cuadro debe haber sido todo un escándalo. Sin embargo la figura de atrás, la sirvienta con las flores, creo que contrasta y sobretodo porque dulcifica bastante la composición.

Olympia - Manet

Olympia – Manet

Manet reflejaba en su obra “la vida tal y como es”, sin matices, sin interpretaciones. Su puesta es escena es provocadora, polémica. En este otro cuadro que representa una “mujer completamente” desnuda entre varios hombres (todos vestidos) y ella mira sin problemas a la cámara como si fuera lo más normal del mundo, en este “particular desayuno” sobre la hierba.

Le déjeuner sur l'herbe - Manet

Le déjeuner sur l’herbe – Manet

Berthe Morisot

Si hay una imagen tierna y amorosa en el arte, sea cual sea, es la de una madre y su bebé. En su cuadro “Le berceau”, Berthe Morisot enternece a cualquiera, a pesar que apenas se aprecia la carita del niño/a que está como difuminado y duerme plácidamente. Imagen preciosa de la maternidad.

Le Berceau

Le Berceau

Gustave Caillebotte

Uno de nuestros favoritos es el cuadro “Les Raboteurs de parquet” de Gustave Caillebotte. En este se aprecia con gran realismo a los “acuchilladores” del parqué haciendo sus labores. Se muestra a las “clases trabajadoras” en plena faena haciendo sus labores cotidianas.

Les Raboteurs de parquet

Les Raboteurs de parquet

Caillebotte es muy conocido también por “Calle de París, día lluvioso”, un curioso cuadro donde apenas se ve la lluvia (está en el “Art Institute of Chicago”).

© TU HOBBIE TU VIAJE
Un Cóctel de Viajes y Hobbies


Nota aclaratoria: 
Muchas de las “apreciaciones de arte” no son autoría de “TU HOBBIE TU VIAJE”, provienen de críticas de arte como por ejemplo: de obras comentadas del Museo de Orsay, de Wikipedia o webs especializados de arte. Algunas opiniones más personales si son de “TU HOBBIE TU VIAJE”, con ello queremos contrastar una opinión experta, y por otro lado, nuestra experiencia más personal frente a estas obras. Más de una vez nuestras apreciaciones han coincidido con los expertos, no queremos dar a entender, ni parecer, lo que no somos.

3 Comments

  1. Pingback: Mis obras favoritas del Museo del Louvre, París | TU HOBBIE TU VIAJE | Blog Viajes

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s