ARAGON, ESPAÑA, EUROPA
Comments 3

El particular “Ecce Homo” de Borja

La visita al Ecce Homo “más famoso de España” es algo complicado de resumir, como una extraña sensación que tuvimos en toda la visita. Éste es una pintura al fresco ubicada muy cerca de la localidad de Borja, provincia de Zaragoza.

No se si es motivo para reír (o llorar) el hecho de contemplar en lo que se convirtió su pintura actual, de hecho fue noticia nacional, ya que por azar se convirtió en un fenómeno mediático que puso un lugar en el mapa a esta tranquila población aragonesa (Borja).

Vistas desde los llamados “Campos de Borja”

Borja apenas tiene un patrimonio que sea muy destacable,  es una ciudad pequeña rodeada de viñedos y bodegas de vino, con buenos productos de la huerta (espárragos, alcachofas), tiene de fondo la emblemática silueta del Moncayo y está bastante cerca de la capital de provincia, Zaragoza.

No justificaban razones de gran peso para hacer “un alto” en el camino a esta ciudad si no hubiéramos conocido de la existencia de este “Ecce Homo” peculiar.

Close up del actual Ecce Homo

El Ecce Homo

Queríamos conocer de primera mano la nueva versión restaurada, hecho que se produjo por accidente en el año 2.012. El paraje para llegar al santuario donde se encuentra es muy bonito, rodeado de bosques y abundante vegetación, tranquilidad y vistas preciosas. Es justo a la salida del propio pueblo a unos 5 km, hablamos del Santuario de Misericordia de Borja

Muchas personas no quieren perderse este Ecce Homo versionado (verlo con tus propios ojos el cuadro y de paso quedarte “ojiplatico“) quién es el principal  causante de tanto revuelo y convertido en protagonista de la zona.

ecce homo cecilia

Ecce Homo “restaurado” … o eso dicen

El original fue pintado por un pintor, Elías García Martínez. Es una pintura mural  al óleo de dimensiones pequeñas (50 x 40 cm)  que representa un conocido pasaje de la Biblia sobre la vida de Jesús, su particular calvario antes de ser crucificado.

Con el paso de tiempo al no tener buena base (sin tratamiento previo al estar pintado en pared) la pintura se fue deteriorando y descascarillado hasta quedar en muy mal estado. Apenas visible en algunos sitios.

¿Ecce Homo? Significa “aquí está vuestro hombre” (o “este el hombre”). Se le atribuye a Poncio Pilatos, gobernador de Judea en tiempos de Jesús, y con las cuales delataba al hijo de Dios para que fuera crucificado y de paso, su gesto de que se “lavaba las manos”. Se representa a un Jesús sufriendo con una corona de espinas en la cabeza y envuelto en un manto púrpura. Un momento realmente doloroso. 

Elias_Garcia_Martinez_-_Ecce_Homo

Original del autor, Elías García // fuente Wikipedia

Cecilia y sus buenas intenciones

Una vecina de la ciudad veraneaba en este sitio, Cecilia Gimenez.  Cada vez que veía el estado lamentable de este “fresco” le daba mucha pena. Con la mejor de sus intenciones (eso no lo ponemos en duda) decidió restaurarlo por su cuenta (ella era pintora aficionada) y no sabemos ni que nivel tenía, ni si tuvo la autorización oficial para hacerlo, pero según ella: «El cura lo sabía, el cura lo sabía, el sacerdote de allí lo sabía» 

ecce homo antes restaurar

Fragmento de la pintura como estaba cuando lo “restauró” Cecilia

Tomo manos a la obra y en un “periquete” transformo completamente la obra. No sabemos que técnica utilizó (parece más bien la de limpiar a fondo tu casa y dejarla como los chorros del oro) y claro, su resultado fue cuando menos muy “limpito” pero se llevó todo lo que encontró a su paso: la cara, sus facciones originales, se torció su boca y se transmutó en otro ser. Más que una restauración parece que es una nueva versión.

Imposible no reírse con este “fresco”

La visita al lugar ya suponeis bien que se balancea peligrosamente entre  “lo formal y lo risible”. Estás en una iglesia donde hay una preciosa virgen tallada que sostiene un niño en un altar precioso, es un recinto donde se supone hay que guardar las formas. Todo es muy serio y solemne hasta que tu vista se desvía inevitablemente al lateral de la nave, allí  donde está el motivo de tu visita.

Precioso el retablo mayor

Y de pronto lo ves, a este nuevo Ecce Homo, esa nueva figura revolucionaria, desdibujada, difusa, grotesca, transgresora. Y para recordar que su pasado fue aún más glorioso están a su vera los otros dos versiones: es todo un agravio comparativo al original tal cual fue pintado, a su lado la versión deteriorada y por último, el actual, una nueva re-interpretación de la obra.

Esta versión restaurada es desde luego “muy libre” y con muy poco de arte. Se le podría atribuir cualquier semejanza con algo material, mineral, humano o vegetal. Puedes usar tu imaginación porque la realidad supera la ficción. Y para imaginación, un ejemplo de lo que dio de si que esta noticia saltara al mundo. Y todas las versiones cachondas del mismo.

versiones de ecce homo

Versiones de lo mismo / Fuente: losandes.com.ar

Noticias de la repercusión del Ecce Homo

Santuario de la Misericordia de Borja y sus alrededores

Después del “shock” que supone asistir a este “momento” ya fuera de la nave de la iglesia vemos alucinados todos los productos de marketing creados para la ocasión: para sacarle jugo a “este estropicio” y por tanto su fama. Cuadros, ositos, colgantes, almohadas, vinos, tazas.

Sin embargo cuando salimos de este “momento Ecce Homo” nos reponemos del shock y nos resulta interesante ver mejor el edificio donde nos encontramos: compuesto por la Iglesia y un anexo llamado El Caserón.

Iglesia y Caserón

Desde una preciosa escalera se accede a  la planta de arriba, la parte más “noble” de la casa donde estarían situadas las habitaciones.

Subida a la primera planta del Caserón

Encontramos un gran pasillo y en ambos lados, van encontrándose habitaciones que parecen celdas individuales (encima todas tienen nombres de santos) y que se han transformado en pequeños pisos alquilados para la estación del verano.

La casa del “Santero”

Pasillo repleto de “celdas” que se alquilan en verano

Una habitación, Santa Apolonia

Cuando salimos del edificio quedaba ir al Calvario. Se puede ir andando o en coche, justo por el camino que te marca el “Vía Crucis”. Te dará las mejores vistas panorámicas del lugar, justo donde esta la ermita del Calvario, una estructura circular de piedra que data del año 1.565. En los alrededores sitios para merenderos o pasar un día de campo.

Después de esta singular visita nos quedamos con la buena intención y el perdón sincero de Cecilia «Si yo he pecado por pintarlo, pido perdón… pido perdón… Pero yo lo he hecho con muy buena intención». Lo que no tenemos dudas es que Jesús  como buen cristiano también la hubiera perdonado.

Nosotros también lo hicimos, claro está, vino mediante y ya repuestos de la conmoción de la visita. Ah … que no les habíamos comentado que también existe un vino de la marca homónima que es de muy buena calidad, pertenece a la denominación de origen “Campos de Borja”. Como diría nuestro amigo Poncio Pilatos: “Este es vuestro vino”. No todo podía ser malo.

Vino Ecce Homo, otro producto más de Borja

© TU HOBBIE TU VIAJE
UN Cóctel de Viajes y Hobbies

3 Comments

Comentarios

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s